Telas para mueble y su cuidado

Cada tela utilizada

para el tapizado de un mueble es única y por lo tanto requiere de un cuidado individual. Por otro lado, la caldad de los materiales empleados son decisivos para determinar el mantenimiento y su eficencia, siempre y cuando la tela sea de su agrado.

Cuidado diario

En primer lugar, las telas de los muebles necesitan cuidados diarios, como por ejemplo, utilizar la aspiradora regularmente con una potencia de succión baja. Si dispone de muebles con la tapicería de terciopelo, le aconsejamos utilizar una boquilla con cerdas suaves, ya que este tipo de telas son muy sensibles y se pueden dejar marcas. También es importante trabajar todo el tiempo en dirección de la línea. Solamente sería aconsejable un ligero frotamiento con cuero húmedo y muy suavemente.

En tejidos con ante, microfibras o Chenille, es posible que por su estructura aterciopelada, al ser utilizado y ejercida una presión/calor corporal en el tejido, en función de la incidencia de la luz y el ángulo de visión, la tela se perciba de un tono diferente. Esto no tiene nada que ver con la calidad de la tela, sino con las caracterítsicas de esta. Un limpiador a vapor no debe de ser utilizado nunca en este tipo de telas, ya que el calor y la presión que se genera puede estropearlas. Los tejidos planos pueden ser tratados con un cepillo de cerdas suaves y aspirado.

Puede ser que a veces lleguen manchas a las telas de sus muebles. En esta situación, es importante que la mancha sea limpiada inmediatamente, no se debe frotar, para evitar dañar los tejidos.

Además, es posible que en todas las telas puedan aparecer nódulos o pelusillas. Esto no es motivo de alarma, ya que suelen ser pequeñas parttículas que se juntan con la pelusa de los vestidos. Estos pueden ser eliminados fácilmente con un raspador de pelusa sin que la tela sufra daños.

Los materiales sintéticos tienen ninguna conductividad natural y puede que a través de la combinación de la fricción de la ropa con el aire seco proporcione carga electroestática al tejido. Por lo tanto, periodos de calefacción continuados deben de ser compensados con la humedad correcta. Colores intensivos para tapiceria deben de evitar la luz fuerte y directa del sol. Tenga cuidado de no dejar los muebles tapizados cerca de ninguna fuente de calor.

Limpieza profesional

Por supuesto, para una limpieza en seco del tapizado debe acudir a un experto en la materia. En caso de que lo quiera hacer usted mismo, debe de prestar atención a la composición del material y al etiquetado de mantenimiento especificado. Solo esta permitido lavar las telas con un detergente suave y sin blanqueante.

Antes de la eliminación de una mancha, se debe observar como reacciona el detergente en la tela en alguna cara oculta del tejido. En telas como el lino, algodon, seda o viscosa, recomenadmos ponerse en contacto con empresas especializadas.

La apertura de la cremallera de la funda de los cojines es determinante para una correcta limpieza. Llene la lavadora como máximo un tercio. Tenga en cuenta que el algodón puede encojerse a pesar de haber relizado un pre-lavado.

Algunas telas se pueden limpiar en la lavadora, otras requieren de limpieza en seco. Todos nuesros trabajos incluyen las etiquetas apropiadas con las instrucciones de cuidado que requieren los materiales elegidos. Esta tabla muestra los simbolos basados en el cuidado diario. No lave la tapicería por encima de una temperatura de 30°C.